Novatadas de principiante. Cosas de “guajiros”.

Las cosas que a todos nos pasan por ser novatos no se nos olvidan jamás. Primeramente, quiero comentarles que la palabra “guajiro” se refiere al campesino cubano, a la persona oriunda de los campos de Cuba. El equivalente más cercano, en el lenguaje chileno sería: guaso. Las novatadas por desconocimiento” que pasamos los que viajamos fuera de la isla por primera vez, eso no tiene nombre.

La primera y que jamás olvidaré, cuando estaba en la casa de mis amigos, donde me estaba hospedando, me pidieron que hiciera aseo, o sea, que pasara la aspiradora por la alfombra. Imagínense que este cubano que está escribiendo aquí hoy, nunca había visto una aspiradora en su vida, sólo se imaginaba que era algo llamado ROBOTINA y que trabajaba por comandos. Bueno, el primer reto era encenderla, no encontraba nunca el cable para conectarla a la corriente. Después de darle mil vueltas a aquel artefacto, encontré el enchufe, lo estiré y salió el bendito cable. Pasados unos minutos no sabía dónde estaba el botón de encendido, resulta que era un botón táctil y yo no me había dado cuenta.

Estuve durante un tiempo con la aspiradora prendida, mientras terminaba de aspirar, pero había algo más, ¿Cómo se guardaba el cable? Será que el día que dieron la explicación de estos artículos tecnológicos en mi universidad yo no fui a clases. Aún no sé cómo fue ni cómo sucedió, pero de buenas a primeras el cable se comenzó a esconder sólo. Yo me quedé blanco de asombro, y mi cara ni te la describo porque no tiene palabras ese momento.

Otra novatada, esta sí que está buena, aún la recuerdo y me río solo. Mientras caminaba por la gran ciudad, Santiago de Chile, iba mirando todo a mi alrededor, los edificios, los autos, las bicicletas amarillas, todas iguales. Clásico de un novato. Pero lo más emocionante fue cuando llegamos al supermercado. Ya había contado un poco de esta experiencia, pero creo que no fue suficiente. ¡Oye niño, deja de sacar fotos a las uvas! Me decía el amigo mío que me acompañó al supermercado. Él no entendía mi “alteración”, pero lógico, había vivido toda la vida con esos productos en exceso. Pero este que está aquí, quería documentarlo todo, les sacaba fotos a los duraznos, aunque no sabía que sabor tenía, sólo los había visto en las portadas de las cajitas de jugos en Cuba (cuando aparecían). Allá se le llama melocotón.

Supermercado

Y qué decir de las peras, las manzanas, toda la vida viviendo con la fruta prohibida a precios exorbitantes y aquí tenerla de todos los tamaños y colores. La Manzana, signo del imperialismo, fruta maléfica para los amantes de iPhone y/o productos APPLE. En Cuba, por una manzana tenías que hacer una fila de más de 2 cuadras a veces, sin exagerar. Sólo se encuentra en invierno y ahora con los negocios privados, pues casi ni se ve.
Lo más parecido era el plátano, en la versión fruta, porque en Cuba hay muchas versiones, está el plátano burro, el plátano manzano, el plátano de freír y el plátano indio, muchas variantes que acá aún no llegan. Seguimos con tantas frutas, la mora, ¿Qué es la mora?, la frutilla, o frambuesa, ¡Di tú! ¡Y no es de pollo! Me hablaban de la palta, y la palta, y yo buscando entre los carteles, algo que dijera PALTA. Pero vaya sorpresa, eso era el aguacate, el famoso aguacate, pero en versión “degustación”, porque créeme, que un aguacate aquí, no es ni la semilla de lo que uno estaba adaptado a verlos en Cuba.

El Nectarín o Durazno

Seguimos por los estantes de frutas y vimos el nectarín, ahora sí que dije: ¡Mimismo!, ¡Estoy preso y no lo sé! ¿Qué cosa es el nectarín ese? Pero bueno, uno no quiere quedar como guajiro, ni como novato, entonces le pregunté a mi amigo y me dijo lo que era. Vimos también los pomelos, las naranjas, ¡LOS LIMONES! Esto sí que va con letra mayúscula, porque los limones de aquí, vaya que son grandes, mis respetos para las plantas de limones.

Frutas y más frutas.


Salimos de la parte de las frutas, pero llegamos a una zona bien prohibida, algo bien misterioso y silencioso, que casi que escribirlo me da miedo. Imagínate, recién llegado, sin cedula de identidad, migrante, cubano y ya metido en problemas… No, pero tengo que decirlo porque forma parte de la historia. Llegamos al stand de la Carne de ¡RESSSSSSSSsssss! Hablemos bajito, que en la esquina hay un policía. Para dejarlo bien claro, en Cuba, el consumo de la carne de res está normado y controlado por el gobierno, y en los supermercados comunes no venden este tipo de producto. Muchas veces allá se consigue, pero si te atrapan en el brinco, pues no ves la luz del sol en al menos unos 3 o 4 años, y no estoy exagerando. Pero yo quería comer de la prohibida, sí, porque yo estaba ya en otra tierra, pero mi cerebro no lo sabía aún, él estaba en Cubita la bella.

Compramos unos cuantos bistecitos, calladitos los echamos en el bolso, y seguimos camino. Del tiro se me olvidó seguir fotografiando, pero yo me fui para la casa como si tuviese un cohete a propulsión a chorro. Por la noche, ya saben mi cena, ¡No! Pues un rico arroz blanco con ropita vieja, unos platanitos maduros fritos y una coca cola para olvidarme un poco del bloqueo, y reponer las fuerzas y las energías contenidas durante más de 25 años.

Si rechazas la comida, ignoras las costumbres, temes la religión y evitas a la gente, es mejor que te quedes en casa

También puede gustarte...

10 Comentarios

  1. Ramses dice:

    Hasta en el foto se te notaba que todavía tenías Cuba a cuestas jeje. Tranquilo. Todos hemos pasado por eso la primera vez, es inevitable

    1. jejeje gracias por el comentario.

  2. Yuli dice:

    Jajajaa muy bueno. Mejor descrito imposible…

    1. Muchas Gracias!!!

  3. Maybis Rodriguez dice:

    Jajaja hasta yo tengo fotos con las verduras ese mal nos pegó a todos

    1. jejeje, niña, el trauma fue bien grande… jajajaj imagínate!

  4. Eric dice:

    Buenas anécdotas , saludos desde cuba.

    1. Saludos, desde Chile. EL sur del planeta. Un abrazo. Continuaremos contando, hay mucho por aportar aún.

  5. Anabel dice:

    jjajjaa, eres el mejor. Me he reido desde que empece a leer. Que bien se te esto. Besitos bello, sigue escribiendo asi

    1. Muchas gracias por el comentario. Te invito a que sigas leyendo….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *