Muchas veces me hago una pregunta, mientras yo mismo sé la respuesta. Hoy decido contarles el punto exacto donde comienzan mis viajes. 

Google Maps es una de las aplicaciones que más utilizo en mi celular y computador. Creo que lo mejor que han inventado son los mapas 3D, ya que nos permiten tener una perspectiva mejor lograda de los lugares más asombrosos del mundo, teniendo en cuenta que los más asombrosos no son necesariamente los más visitados por turistas. Todo depende desde el punto que lo mires. 

Si por mí fuera, visitaría cada lugar del mundo, por tan insignificante que fuese. Todos muestran una enseñanza, de todos los lugares se aprende algo y eso es lo mejor de viajar. Las bellezas arquitectónicas que encuentras en muchos lugares están aparejadas a una historia y eso es lo realmente sorprendente. 

Mi viaje comienza ahí, desde esa pequeña idea de visitar ese lugar, luego busco un papel, hago un itinerario y por supuesto, busco los mejores precios de hoteles, lugares para visitar y la mejor fecha del año. Todo esto es sin saber si algún día iré, pero ya tengo la idea en mi cabeza y algún día la llevo a cabo. 

Cuando decido viajar, siempre me pasan por mi mente muchas ideas, tal vez es esto de la melancolía o la satisfacción de haberlo logrado. Si viajo en bus o en avión, siempre escojo ventanilla. Por lo general al lado derecho si voy en bus, para poder disfrutar mejor el paisaje. Saliendo del terminal escucho una canción, siempre la misma y no me aburre, pero siempre la misma canción. Vuelo a Paris, de Johan Vera, no sé por qué es esa siempre, pero la repito una y otra vez.

Me teletransporto a un espacio desconocido, y pienso lo maravilloso que sería esta nueva ruta. 

He conversado este tema con varios amigos y me han dicho que les pasa lo mismo, será que llevamos lo de viajeros en el alma o será que alimentamos nuestros pensamientos con cada viaje. Creo que son ambas cosas, porque no todos son adictos a salir de su zona de confort y no los critico, porque es donde quieren estar, pero ¡Qué rico es viajar y descubrir por tus propios ojos!

Como mencionaba anteriormente, en internet hay una infinidad de fotos, videos e historias de todos los lugares, pero lo fascinante es verlo tú con tus propios ojos, que nadie te lo cuente, que nadie te diga que es un lugar feo, horrible y que no le gustó. Ese criterio tienes que decidirlo tú mismo. 

Siempre voy pensando, cuando veo los árboles, los campos, las flores, o simplemente un enorme desierto, hasta eso es hermoso. Pienso en mi familia, en sus caritas cuando puedan descubrir o vivir mediante mis historias y fotos estos parajes. Pienso en mis amigos, ellos también se merecen un espacio en este cuento, porque hoy muchos de ellos están contando y viviendo otros cuentos, otras historias. 

Por lo general llevo un listado de lugares para visitar, una ruta predeterminada, que con el paso de los días va a ir modificándose, porque muchas veces la mejor ruta te la dicen los locales.

Si viajo en avión, planifico y escojo mi asiento al lado de la cordillera de Los Andes, dependiendo del destino, esta vista es preciosa.

Carretones de Caballo en Cuba. Imagen de Google

Mi cabeza también divaga por los recuerdos que tengo cuando viajaba en Cuba en camiones, bicicletas, buses, trenes, camellos, chivichanas, motonetas, etc. Son recuerdos muy lindos porque marcan una etapa y un avance en los medios de transporte. Siempre que viajo a mi isla intento preservar la humildad y recordar que estos medios de transporte son también importantes. Disfruto además el paseo a caballo desde mi casa hasta el parque Vidal, o las terribles motonetas que vuelan sobre la carretera. Jamás olvidar nada de eso.

Motonetas de Santa Clara. Imagen de Google

Estoy seguro que en este instante te llegaron mil recuerdos a tu mente, te dejo debajo en los comentarios para que los describas. Tú también puedes ser parte de esta historia, de estos medios de transporte y también puedes motivar a otros a contar sus viajes.

Hay una especie de magia cuando nos vamos lejos y, al volver, hemos cambiado.

Kate Douglas Wiggin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *